Símbolo de la O.T.O.Orden de Templos Operativos

 

Página de iniciados.org

El Auto-Conocimiento

 

El auto-conocimiento es la parte esencial en este tratamiento de sanación, es increíble, pero la rutina diaria nos lleva a separarnos hasta de nosotros mismos, sabemos que estamos, que existimos, pero no conocemos nuestra esencia, el por qué de nuestra existencia, y algo tan cotidiano como la función de nuestro cuerpo... se nos escapa, la ignoramos por completo. Nuestro cuerpo, nuestro espíritu y nuestra mente, crean una unidad, no hay nada fuera, todo está integrado y conectado entre sí, si algo falla, falla todo lo demás.

Nuestro Exterior

Conoce tu cuerpo, su funcionamiento y se consciente de la máquina maravillosa que eres, nuestro cuerpo y nuestra mente puedes definirla en una sola palabra: perfección.

Una manera fácil de aprender el funcionamiento de nuestro cuerpo, es leer un buen libro acerca del cuerpo humano y reforzar este conocimiento con documentales, esto te ayudará a ubicar cada zona, cada órgano, su función y hasta la forma de moverse y actuar. También las imágenes de la estructura humana te pueden ayudar, como se conforma visualmente el sistema óseo, el sistema muscular, el sistema nervioso, etc. Esta información nos será de mucha ayuda cuando empecemos a practicar las visualizaciones, ya que podremos enfocarnos en el lugar exacto de la zona afectada.

Nuestro Interior

Adentrarnos a los secretos de nuestra mente es una aventura llena de colores y matices, es en ese viaje donde fluye todo, nuestros recuerdos y nuestros olvidos... Es ahí donde puedes acceder a esas etapas en tu vida que te dejaron dolor y sufrimiento y que hasta ahora siguen presentes limitando tu vida. Es en los rincones de nuestra mente donde se almacena toda la información de nuestra vida desde el momento en que somos concebidos, todo reside ahí y tu puedes tener acceso a ello, bastará con comprometerte contigo mismo para que de manera constante trabajes con tu interior.

El reconocimiento y la superación de nuestros traumas y limitaciones se lleva a cabo en 4 pasos: La introspección, el análisis, la ubicación y la trascendencia.

Introspección: Es recorrer todos los archivos de nuestra mente del subconsciente, por medio de la meditación, con la finalidad de que las imágenes dolorosas del pasado, estén presentes en nosotros de manera consciente.

Analizar: Cuando encontramos una limitante, tomemos como ejemplo el miedo, debemos buscar de donde proviene, quien o que nos lo enseñó o provocó. El miedo, como todas las emociones que experimentamos se aprende, no nacemos con ellas. En esta etapa debemos encontrar el origen del problema.

Ubicar: Darle su justo lugar a ese sentimiento ¿Vale la pena vivir con el? ¿Nos es útil? ¿Qué haríamos si no tuviéramos ese trauma o limitante?. Todos tenemos la capacidad de superar cualquier problema, es nuestra actitud ante la vida lo que marca la diferencia.

Trascender: Una vez ubicado nuestro trauma y teniendo consciencia que su presencia solamente limita nuestro campo de acción, debemos mantenerlo solo como recuerdo, sin dolor, sin sufrimiento, la memoria no se pierde, no podemos desechar nuestras vivencias para no recordarlas jamás, lo que si podemos hacer es convertir en una imagen aquello que en su momento nos hizo daño, como si fuera una película que de tanto haberla visto y vivido, ya no nos produce nada.

La única manera de crear en nosotros la salud permanentemente, es el equilibrio emocional, por muchos ejercicios que hagamos, por muchos doctores que consultemos y por muchos medicamentos que tomemos, si no existe en nosotros la estabilidad emocional, no habrá salud. El trabajo continuo con uno mismo es el camino para lograr esta estabilidad y la meditación será nuestra mejor herramienta.

Desconocemos el autor. Sin embargo, compartimos plenamente las ideas expuestas.

Nos gustará recibir sus comentarios: